www.albertomadieu.es

Gijón, a 26 de Febrero de 2012
(7ª entrega)

Las miradas siguen clavadas; casi se puede escuchar el latido de los corazones, que por momentos se aceleran aunque cada uno por distinto motivo. Los ojos pestañean en la penumbra y las cabezas empiezan a divagar. Los rostros permanecen rígidos y expectantes; trago saliva mientras ella juguetea nerviosa con el cable de los auriculares que mantiene entre sus dedos. Algo está pasando que se me escapa. ¿Qué sucede? ¿Por qué no echa a correr y huye de un desconocido que reposa herido en un banco del solitario parque? Giro la cabeza levemente sin quitarle la mirada, e intento incorporarme para agradecer su atención. Aun me duelen hasta los pensamientos, y ella sigue allí. Apareció de la nada y ahora es el único vestigio de vida que se intuye en este lugar. Frente a frente, cara a cara, con la mirada fija y la cabeza aturdida. Pienso que esta chica es una inconsciente al permanecer a mi lado sin conocerme. Nunca le haría daño, pero ella eso no lo sabe. Sobre el papel somos un hombre y una mujer solos, en un parque en plena noche, y que lo que va a pasar sólo depende de nosotros, de nuestras cabezas y de nuestras almas. Ahora el guión está por escribir, y tenemos toda la noche para ver quien toma el lápiz y escribe la primera letra.

Gijón, a 2 de Diciembre de 2012

(8ª entrega)

-¿Estás bien? – Me pregunta ella mientras se veía salir el frío de su boca a la vez que sus palabras. Era obvio que bien del todo no me encontraba, aun así le contesté afirmativamente. Ella miró, ahora sí, con gesto de desconfianza, se volvió a colocar sus auriculares, dejó para sí algún comentario que parecía listo para decir, y prosiguió su camino. Y yo, allí postrado en medio de la noche con el cuerpo amontonado como un amasijo de chatarra en el desguace. Allí tirado y quizá habiendo desaprovechado la única oportunidad de coger la mano tendida de una desconocida que se había interesado por mi estado, pese a las circunstancias del momento. No sé si hice bien rechazando la ayuda de aquella muchacha, pero lo que es cierto es que posiblemente sea un momento para no estar con nadie. Puede que la cabeza necesitara cura de otro tipo, y no me apetecía pensar, no me apetecía hablar, ni siquiera respirar. Me duelen hasta las pestañas, y lo que peor cura tenía era la reparación del alma. Además un dolor intenso de cabeza invadía el momento. Me apetece desconectar la máquina, descansar, dormir, pero ni era el mejor sitio para ello, y ni siquiera tenía un lugar mejor. Pero, ¿Por qué era aquel un mal sitio?, es un parque, estoy en una superficie horizontal y estoy cansado. Me parece que va ganando enteros la posibilidad de acoplarme con una postura fetal y que sea lo que Dios quiera. Pero antes, una cosa importante. Con cuidado intento ponerme de pie, y lo consigo. Voy poco a poco con cuidado de no tropezar y caerme, y me acerco a palpo a unos árboles próximos. Era un lugar perfecto para adelgazar de líquido, y a eso me pongo. Cierro los ojos, cojo aire por la boca, con la cabeza hacia atrás, y me pongo a ello. Suena el chapoteo en la hierba, ¿o será en mis zapatos?, ¿qué importa? El día en que uno acaba de salvar el pellejo, tiene permiso para mearse los pies, digo yo. Con estas trazas de medio hombre que me quedan, no estoy en condiciones de ponerme exquisito e ir a mear a un baño del Ritz, con papel higiénico perfumado y jabón de glicerina. Pues no: si me meo los zapatos, me los meé y punto. Ya se secarán. Además, la hierba está húmeda por el incesante rocío, y de camino por ella, se irían lavando a la vez que ando, un buen sistema. 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

22.12 | 04:47

esta pagina no tiene nada para divertirte jajajaja

...
04.12 | 01:28

¡Adelante campeón! Veo que vas tomando velocidad. En nada tienes tu columna diaria en El Comercio

...
17.10 | 20:41

¿Por qué no te presentaste al premio Nadal? ¿Quién es ese Lorenzo Silva?

...
27.02 | 10:23

Animo Alberto! una nueva etapa empieza! a ver si vemos pronto la cara de ese libro!:)

...